Recursos de educación emocional para familias monoparentales

Las familias monoparentales han sido unas de las más golpeadas por la crisis por coronavirus. Aunque no es justo generalizar, muchas de estas familias tienen menores recursos económicos y/o sociales, lo que las hace más vulnerables a nivel emocional. Sobre todo esto os hemos hablado en el siguiente texto.

 

Los últimos datos de la Encuesta Continua de Hogares, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y correspondiente a 2018, arroja un dato importante: el 80% de los casi dos millones hogares monoparentales tienen a una madre a cargo. Este dato, la feminización de estos hogares es importante, porque como explicaba Carmen Flores, presidenta de la FAMS, en un reportaje de El País publicado en 2018, parten de una discriminación mayor. “Por el hecho de ser mujeres parece que se nos penaliza, pero si añadimos cuestiones como ser inmigrante, tener alguna discapacidad o no disponer de formación, la vulnerabilidad va en aumento. A nivel político y social se asume que somos las madres las cuidadoras y las que tenemos que sacar el barco a flote”, contaba. La actual crisis por el  COVID19 ha dejado clara la ausencia de medidas concretas dirigidas a esta tipología de familia en la gestión de la crisis sanitaria. Y todo esto se traduce en muchos casos en una mayor vulnerabilidad a nivel emocional.

Es muy importante no generalizar porque no todas las familias monoparentales se encuentran en la misma situación ni disponen de los mismos recursos. Tampoco todas las familias monoparentales son iguales ni pasan por los mismos acontecimientos. Sin embargo, es cierto que hay factores que comparten muchas de estas familias:

  • Suelen tener menores recursos económicos por tener sólo una entrada de dinero.
  • Tienen una mayor dificultad para compaginar su vida familiar y  laboral al no poder compartirla.
  • Asumen una mayor carga familiar.
  • Pueden sufrir discriminación social por el hecho de ser mujeres solas.

Familias desbordadas y estresadas

 En Crece Bien hemos notado un aumento de la demanda de acompañamiento psicológico por parte de familias monoparentales. En algunos casos nos encontramos familias que han sufrido un acontecimiento grave como, por ejemplo, el abandono de uno de los progenitores del niño o el fallecimiento de uno de los cónyuges. Éstas son circunstancias que por sí misma son duras para un adulto, y como padres quieren proteger sus hijos , cuando viven un acontecimiento así, lo que más preocupa a las familias es qué pueden hacer para ayudar a sus hijos a superar esta perdida.

En otros casos, nos encontramos familias desbordadas, con mucho estrés debido a una mayor carga familiar. Este estrés crea una mayor inseguridad en las familias y dudan de cómo lo están haciendo como padres.

Otras familias  les preocupan cómo gestionar las posibles preguntas que puedan hacer sus hijos e hijas. Por ejemplo, es habitual que muchos niños y niñas pregunten por qué no tienen padre.

Nos encontramos que la mayoría de recursos de los que pueden disponer este tipo de familias vienen de apoyos informales, como las abuelas y abuelos. Son escasas las ayudas a nivel estatal. Además, muchas de estas ayudas dependen de en qué comunidad autónoma reside la familia, por ejemplo, en Andalucía ofrecen descuentos en comedores escolares, en Baleares han comenzado a equiparar los derechos de las familias monoparentales con los de las familias numerosas y en Navarra las familias monoparentales ofrecen ciertos descuentos fiscales. Lamentablemente la mayor parte de sus recursos son exclusivamente propios

Las asociaciones de familias monoparentales pueden ser un buen apoyo. En Madres solteras por elección ayudan a esta familia a compartir y expresar vivencias similares, lo que les ayuda a sentirse escuchadas, apoyadas y comprendidas. Eso, a nivel emocional es muy importante. Además, ayudan a los niños a que conozcan otros compañeros con la misma estructura familiar, lo que repercute es el desarrollo socioemocional de los mas peques.

 

Gema Fuentes, doctora en psicología de los Centros Crece Bien.

 

En Crece Bien somos profesionales con amplia experiencia en inteligencia emocional. Si tienes alguna duda o necesitas alguna recomendación, te animamos a que contactes con nosotros, estaremos encantados de atenderte. Puedes hacerlo en el correo electrónico informacion@crecebien.es o en el teléfono 910002602.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *