Ideas para aprovechar el tiempo en casa y aprender valores

 

 

Podemos convertir esta situación tan particular de tener que estar en casa con los niños en una oportunidad de fomentar por ejemplo la responsabilidad individual y para potenciar en la familia valores como el compromiso familiar.

 

Es importante que todos en casa asumamos cuáles son nuestras responsabilidades. Desde el más chiquitito puede asumir una responsabilidad como poner la mesa o quitarla, hasta el mayor que puede poner una lavadora, por ejemplo. La idea es que todos vamos a cuidar de la casa y por la noche vamos a plantear entre todos lo que hemos hecho, cómo nos hemos sentido y si nos sentimos orgullosos de todo lo que hemos hecho y qué mejoraríamos para el día siguiente.

¡Tomad nota de estas recomendaciones!

Si queremos fomentar la responsabilidad es una gran oportunidad para explicar a los niños que los padres van a trabajar en casa y que van a dedicar un tiempo a esta tarea. Es importante poner un reloj en casa para que sepa de qué hora a qué hora van a estar trabajando y de qué hora a qué hora van a estar divirtiéndose. Esto genera en el niño una organización y aprenderán a gestionar bien el tiempo. Con los niños igual: se pone un reloj y se le explica de qué hora a qué hora van a hacer unas cosas u otras. El niño puede elegir qué va a hacer primero para que aprenda a gestionar sus tareas y después elegir con qué tarea se va a recompensar. Por ejemplo: después de hacer tareas de mates y de lengua, voy a jugar al escondite con el hermano.

Si queremos fomentar el valor de la empatía será importante que cojamos al resto de la familia y que cada uno le diga a los demás qué le gustaría que hicieran, que podrían hacer para sentir bien a los demás.

Si queremos fomentar el valor de la cooperación sería interesante que todos pudiéramos participar en un juego. Podríamos hacer un cuadrante donde acordamos qué vamos a hacer durante el día y qué vamos a hacer cuando terminemos con nuestras responsabilidades. Cada noche sería importante que cada niño dijera cómo se ha sentido con la responsabilidad individual y cómo con las actividades grupales y si el día les ha ido bien.

Y, por último, si queremos fomentar el valor de la comunicación sería genial que toda la familia al final del día, durante la cena, pudiera compartir cómo ha ido el día, qué tal se lo están pasando, que le piden a la familia… Y lo más importante, que le den las gracias a uno de los miembros o a todos para reconocer que lo han hecho bien.

 

 


En Crece Bien somos profesionales con amplia experiencia en inteligencia emocional. Si tienes alguna duda o necesitas alguna recomendación, te animamos a que contactes con nosotros, estaremos encantados de atenderte. Puedes hacerlo en el correo electrónico informacion@crecebien.es o en el teléfono 910002602.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *