Consejos para fomentar una relación saludable entre hermanos

 

Una de las preocupaciones más habituales entre las familias con más de un hijo está relacionada con las peleas entre hermanos. ¿Debemos intervenir en las peleas entre hermanos? ¿En qué situaciones sí y en cuáles no? ¿Hay algo que podamos hacer en casa para fomentar una relación saludable entre ambos? A lo largo del siguiente texto responderemos a estas y otras cuestiones; todas ellas cotidianas entre las familias que acuden a nuestros centros de Madrid. Vamos allá.

Muchos padres y madres, cuando acuden a Crece Bien, nos plantean si deben intervenir en las peleas entre hermanos. La respuesta es que debemos dejarles el tiempo suficiente para que ellos tengan la oportunidad de solucionarlo, y pasado este tiempo, puedan aprender de ello hablándolo en familia. Algunas preguntas que pueden guiar a los padres son: ¿qué podríais haber hecho mejor? ¿qué vais a hacer la próxima vez? ¿os gustaría disculparos?

A veces no es fácil, sobre todo al principio de los “enfrentamientos” o cuando ya está muy asentada la relación en la pelea constante. ¿Qué ocurre si no son capaces de reconducir la pelea? Entonces sí debemos intervenir para apoyarlos en la solución del conflicto, y no para resolverlo, regañar, castigar o dar nuestro veredicto. De esta manera a futuro serán autónomos en la resolución de conflictos.

Los conflictos son positivos (y así debemos transmitírselo)

Lo ideal es que podamos ayudarles a ver que los conflictos son positivos, que los tenemos cuando no estamos de acuerdo en algo y sirven para llegar a acuerdo. Además, lejos del conflicto, cuando estén tranquilos, debemos enseñarles a resolver conflictos juntos. Podemos invitarles a pactar compromisos, a que planteen a qué se compromete cada uno cuando tengan un conflicto (por ejemplo a escuchar, proponer una solución, estar calmado antes de hablar…).

También podemos acordar con ellos y ellas qué van a hacer cuando tengan un conflicto. Les podemos dar algunas ideas: esperar a que se les pase el enfado en sus rincones favoritos de la casa; hablar una vez estén tranquilos; escuchar primero a uno y cuando haya terminado al otro (el orden se decide con uno de los juegos que los niños conocen como piedra, papel y tijera, después cada uno verbaliza lo que ha escuchado y propone una solución que sea beneficiosa para los dos, sino se les ocurren pueden pedir ayuda al adulto).

Por qué se pelean los hermanos

Las peleas entre hermanos son normales. Se pelean porque es una manera de probar el límite, de construir su personalidad y lugar en el mundo, de medir las fuerzas y, a veces, de divertirse. Es muy revelador ver cómo a veces, cuando los hermanos se pelean y uno hace daño al otro, se asusta, porque el objetivo no es hacer daño, sino probarse al igual que lo hacen subiendo a un tobogán, jugando al parchís o participando en una competición. ¿Quién no se ha peleado con su hermano?

Es importante que fomentemos en la familia la importancia de la amabilidad, portarse bien con los demás, estar unidos en las dificultades o trabajar en equipo. Muchas veces nos esforzamos para que los niños sean amables en el exterior, saluden a los demás, les pregunten cómo están… y no tanto dentro de casa que es el lugar donde más lo deberíamos de fomentar.

Juegos para una relación saludable entre hermanos

Un tipo de juegos que pueden ayudar mucho en la relación entre hermanos son los llamados juegos cooperativos, en los que hacer equipo juntos es la única manera de conseguir el éxito u objetivo. También juegos en los que los hermanos hacen equipo y deben “vencer” a mamá, papá o a ambos, ya que esto, bien hecho, puede fortalecer su relación al conseguir ganarlos juntos. Los padres toman un papel importante en lo que les trasmiten y refuerzan en este tipo de juegos; por ejemplo, es positivo hacer referencia a cómo han hecho sentir al otro hermano, dándole valor, qué cualidades han puesto en marcha cada uno, sumándolas, o lo divertido que ha sido. Conviene reforzar cómo han resuelto los pequeños problemas que les han ido ocurriendo, si han llegado a acuerdos cómo lo han hecho o si han tenido más ideas al hacerlo los dos juntos.

Os proponemos algunos juegos cooperativos

  • Andar pegados atados de las piernas (con cinta carrocero, una goma o condón de los zapatos).
  • Adivinar la película que imita el hermano o hermana en un tiempo determinado.
  • El lazarillo en el que uno de ellos debe de ir con los ojos vendados y otro guiarle hasta una meta llevando en su mano un vaso de agua.
  • Ganar puntos según conozcas más acerca del hermano o hermana. Este juego a todos les divierte, van lanzando una pregunta a la que todos tienen que responder y después se comparte para buscar al miembro de la familia que más conoce al resto.
  • La búsqueda del tesoro en el que se esconden cosas por casa y las tienen que buscar en pareja
  • Hacer una tarea de casa juntos.
  • Otras dinámicas en familia mas orientadas a las emociones que ayudan a mejorar la relación entre los hermanos:
  • Compartir las emociones vividas en el día y las dificultades que cada uno se encuentra. Ayuda a que empaticen, se pongan en el lugar del otro y estreche la relación.
  • El día de “…” es un día en el que uno de los hermanos es el más cuidado de la familia. Todos se esfuerzan por hacer que se sienta muy especial.
  • Dar importancia en casa a la ayuda a los otros miembros de la familia.
  • Otorgar un papel en casa a cada miembro de la familia que le haga sentir especial. Por ejemplo, si estamos de mal humor vamos a que nos anime el hermano pequeño, si tenemos problemas con las matemáticas al hermano mayor.
  • Hacer un pacto de hermanos en el que cada uno se compromete a hacer algo que haga mejorar la relación entre ellos. Por ejemplo: “Pedirte tus juguetes antes de cogerlos”.

 

En Crece Bien somos profesionales con amplia experiencia en inteligencia emocional. Si tienes alguna duda o necesitas alguna recomendación, te animamos a que contactes con nosotros, estaremos encantados de atenderte. Puedes hacerlo en el correo electrónico informacion@crecebien.es o en el teléfono 910002602.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *