Aprovechar las navidades para educar en valores

 

La Navidad es un momento estupendo para enseñar o reforzar un montón de valores ¿Queréis saber cómo y por qué? ¡Allá vamos!

 

No, no hay que esperar a que sea Navidad, o Semana Santa o que lleguen las vacaciones de verano para educar en valores pero es cierto que esta época del año nos ofrece un montón de oportunidades para enseñar o reforzar valores tan importantes como la generosidad, la responsabilidad o el respeto por los demás y por nuestro entorno.

Y es que, todos sabemos que la Navidad despierta muchas emociones. Es un momento para compartir, es un momento para la nostalgia y también es un momento ideal para pararnos a reflexionar sobre lo vivido y sobre lo que esperamos del nuevo año. Las vacaciones escolares y el ambiente festivo y relajado de estos días nos permite, además, pasar más tiempo en familia y compartir vivencias y confidencias. ¿Qué valores podemos aprovechar para enseñar? ¡Muchos!

  • La generosidad. Ser generosos nos hace mejores porque ayudar a los demás sin esperar nada a cambio es el mayor de los regalos: potencia la autoestima y contribuye a hacer de éste un mundo más justo y amable. La mejor forma de enseñar el valor de la generosidad a nuestros hijos e hijas es siendo nosotros mismos, sus adultos de referencia, generosos. Quizás podamos hacerlo compartiendo recursos con algún familiar o amigo que esté en una situación difícil, por ejemplo. Seguro que en el día a día se nos presentan un montón de oportunidades.
  • La responsabilidad. Todos tenemos una cuota de responsabilidad en nuestros actos y compromisos. Cumplir con nuestras responsabilidades no sólo nos genera confianza y tranquilidad, también nos permite establecer una relación más sana con los demás. En Navidad hay un montón de oportunidades para analizar qué responsabilidades tienen los niños y niñas y hacerles ver por qué son importantes: hacer la cama, poner la mesa, cuidar sus juguetes… Todo lo que hacemos, por pequeño que sea, es importante por algo. No hay responsabilidad pequeña.
  • El respeto por los demás. Las comidas y cenas navideñas dan lugar a reuniones familiares que quizás durante el resto del año no se dan. Surgen a menudo conflictos ante determinados temas y más allá de ser incómodos son una oportunidad maravillosa para practicar la capacidad de escucha, de diálogo, de empatía. Nuestra capacidad para dialogar nos hace grandes. Enseñar a nuestros hijos que debemos respetar a los demás aunque sus opiniones sean distintas a las nuestras es un valor enorme que hará su camino en la vida mucho más ligero.
  • La cooperación. Quienes pertenecemos a la generación de los 70-80 seguramente recordaremos con cariño La bola de cristal. Durante un tiempo hicieron falsos anuncios que, según ha contado alguna vez su directora Lolo Rico –fallecida en enero de 2019–, tenían el objetivo de animar a los jóvenes a ver menos la tele, leer más o a hacer deporte. El lema desde el que partían esos anuncios era maravilloso: «Sólo no puedes, con amigos sí«.  En la vida ese concepto de cooperación es fundamental. Y lo es fuera de casa pero también dentro: por ejemplo, ¿quién se encarga de hacer la compra, hacer la comida o poner la mesa? ¿Quién ha recogido los juguetes? ¿Quién ha bajado a pasear al perro? Distribuir las tareas cotidianas entre todos, ver quién hace qué y cómo o por qué ayuda a los niños y niñas a tomar conciencia de que somos seres sociales que nos necesitamos los unos a los otros para hacerlo todo mucho más sencillo.

Enseñar a nuestros niños y niñas valores es algo fundamental. Como siempre, nuestro ejemplo es la mejor herramienta para enseñar a los más pequeños cuestiones imprescindibles para su desarrollo a todos los niveles. Las películas, los libros, las historias a la luz de una vela. Hay cientos de recursos fantásticos para enseñar valores. La infancia es un momento trascendental en nuestras vidas porque asienta las bases del que será nuestro yo adulto. Cuidemos la infancia alimentándola de cosas buenas.

 


En Crece Bien somos profesionales con amplia experiencia en inteligencia emocional. Si tienes alguna duda o necesitas alguna recomendación, te animamos a que contactes con nosotros, estaremos encantados de atenderte. Puedes hacerlo en el correo electrónico informacion@crecebien.es o en el teléfono 910002602.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *