¿Qué debo saber de la adolescencia? Conocer para no temer

young beautiful woman holding balloon very happy on the fresh air

La (des)conocida adolescencia

Para muchos padres la adolescencia se presenta como una etapa a la que temer. Sin embargo, lejos de tenerle miedo a esta etapa debemos pensar que se trata de un proceso normal que transcurre generalmente entre los 10 y los 14 años y que se caracteriza por una serie de cambios a nivel físico, conductual y emocional.

Conocer previamente esos cambios puede servirnos tanto para normalizar la etapa como para saber detectar realmente un problema si se diera el caso.

Características de la etapa adolescente

A nivel físico, el aspecto exterior de nuestros hijos, influido por las hormonas y por el propio desarrollo, va cambiando poco a poco a lo largo de todo este período de transición que les conducirá a la etapa adulta.

Aunque el proceso no es igual en todos los niños, en general a nivel emocional se trata de una etapa delicada caracterizada por la aparición del deseo de una mayor intimidad, de una actitud de mayor exaltación de la propia personalidad y por la construcción del autoconcepto y del autodescubrimiento. Además, comienzan a querer pasar cada vez más tiempo con sus iguales y así tratan de conquistar su propio espacio social.

El nivel de madurez de los adolescentes es muy diferente ya que no todos evolucionan al mismo ritmo ni lo viven de la misma forma. Por ello, es importante que en el entorno familias les demos el tiempo y el espacio que necesitan. También que les guiemos y les acompañemos en el proceso de maduración, dejando siempre que sean ellos mismos los que tomen sus propias decisiones y actuar siempre con amor, desde el cariño, el respeto a sus ritmos y con empatía.

Comunicación

La comunicación entre padres e hijos es importante tanto a nivel verbal como no verbal para crear un clima de confianza en la familia. Debemos tener en cuenta que el adolescente ya no es un niño y solo fomentando una comunicación sana con nuestros hijos sentirán que pueden contar con nosotros ante un problema o una decisión importante.

3

Hay una serie de recomendaciones que pueden ser de utilidad para que en casa mejoremos la comunicación:

1. No le infantilices. A los padres nos cuesta ver crecer a nuestros hijos; es algo inseparable de nuestra condición paternal. Sin embargo, no podemos hablarle con trece años como si tuviera tres.

2. Escucha lo que tiene que decirte. Un error muy común es oír pero no escuchar; y es interesante a la par que respetuoso escuchar lo que nuestros hijos tienen que decirnos, tal y como hacemos con cualquier otra persona. Solo escuchando podremos saber cómo se sienten, qué les preocupa, qué les motiva. Da importancia a lo que dice.

3. Poder de decisión. Hazle partícipe desde la infancia de decisiones familiares para que vaya adquiriendo autonomía, confianza y se sienta una parte más de la misma. De esta manera la comunicación familiar será más fluida y natural.

4. Háblale bonito. En situaciones de nerviosismo, ante determinados problemas, los padres pueden perder los nervios y la paciencia. Evitar los gritos, las amenazas y las malas contestaciones no solo estamos dando ejemplo a nuestros hijos sino que les mostramos respeto.

5. Alternativas. Muchas veces tendemos a solucionar los problemas de nuestros hijos, diciéndoles lo que tienen que hacer sin dejar que sean ellos mismos los que encuentren alternativas. Fomentar el diálogo para buscar juntos esas alternativas puede ser una buena idea.

6. Bonus extra: Los sentimientos y las emociones, importan. Saber qué hacen y qué no hacen nuestros hijos está muy bien pero, ¿cómo se sienten? ¿Les preguntamos por sus sentimientos? Tan importante como saber sobre su día a día es saber cómo se sienten. Sin invadir su espacio, pero guiándoles para que puedan expresar sus sentimientos y emociones sin miedo. Con naturalidad. ¿Lo hacemos nosotros también? ¿Le hablamos y mostramos nuestros sentimientos y emociones? El ejemplo y la coherencia de nuestras acciones con nuestros deseos son la base de todo.

¿Y vosotros? ¿Teméis a la adolescencia? ¿Qué creéis que podéis hacer para mejorar la comunicación con vuestros hijos?


En Crece Bien somos profesionales con amplia experiencia en inteligencia emocional. Si tienes alguna duda o necesitas alguna recomendación, te animamos a que contactes con nosotros, estaremos encantados de atenderte. Puedes hacerlo en el correo electrónico informacion@crecebien.es o en el teléfono 910002602.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *